jueves, 20 de febrero de 2014

¿Por qué la carpeta de las fotos siempre se llama DCIM?


El 18 de julio de 1992 tuvo lugar un acontecimiento sin precedentes, que marcó un antes y un después en la historia de internet. Ese día fue tomada la primera fotografía, que Tim Berners-Lee se encargaría de subir a la Red.
Y detrás de esta primera fotografía, por supuesto, hay toda una anécdota. Se trata de la instantánea de un grupo musical, pero no hablamos de Nirvana, ni de U2… Tampoco era una imagen de Queen. La primera foto de las tres uve dobles la protagonizan las cuatro integrantes de Les Horribles Cernettes, un grupo ‘amateur’ formado por novias y amigas de científicos de la Organización Europea para la Investigación Nuclear, más comúnmente conocida por sus siglas en inglés: CERN.
La foto fue tomada por un desarrollador del centro, Silvano de Gennaro, con su Canon EOS 650. De Gennaro era amigo de Berners-Lee, y este le pidió la fotografía. ¿Para qué? El retrato de Les Horribles Cernettesiba a ser su conejillo de indias. Hasta entonces era inimaginable encontrar una imagen en la Red, entre tanto texto y número, pero Berners-Lee quería ir más allá. Tras escanear la foto, retocar los colores, insertar el nombre del grupo y comprimirla adecuadamente, el que es considerado padre de la World Wide Web subió la primera foto de su historia.
De todo aquello hace ya más de veinte años. Ímaginate la cantidad de cosas que han sucedido entre el retrato de Les Horribles Cernettes y los tiempos de Instagram. Para empezar, han nacido algunos nombres que forman parte del día a día de todo fotógrafo, profesional o aficionado.
¿Te suena la carpeta DCIM?
La primera foto de la historia de internet fue escaneada. Esto quiere decir que Tim Berners-Lee, aun en tiempos más modernos, no tendría que abrir para retocarla la omnipresente carpeta DCIM, imprescindible en los dispositivos de hoy en día.
¿DCIM? ¿Por qué demonios una carpeta que contiene fotos no se llama ‘Fotos’? Tendría sentido que se llamase ‘fotos’ en inglés, o en otro idioma, pero… ¿DCIM? ¿Qué narices significa eso?
No importa qué aparato uses. Está en la tarjeta de memoria de tu cámara digital compacta, pero también en la SD de esa Réflex que te ha costado un riñón. Para colmo, es en dicha carpeta donde se almacenan las fotos que sacas con tu móvil. DCIM. No puedes huir de esas letras, aparentemente triviales. Las fotos se guardan directamente allí, y si la tarjeta de memoria que utilizas no tiene un directorio con ese nombre, la cámara lo crea.
Pero vayamos al grano: ¿de dónde salen estas letras? Son las siglas de Digital Camera IMages, así que, en cierta medida, la carpeta sí se llama algo así como ‘Fotos’, pero en inglés y abreviando una denominación más rigurosa.
Ahora bien, ¿por qué la dichosa carpeta se llama igual en todas las cámaras? Sea de la marca que sea, DCIM estará en tu máquina dispuesta a almacenar tus recuerdos fotográficos. Quizás la respuesta a esta pregunta sea algo decepcionante, pero se trata de un simple estándar. Así de sencillo. Tras estas letras, hasta ahora enigmáticas, no hay ninguna historia apasionante, ni ningún grupo de música amateur: hay unos señores muy serios del país del Sol Naciente.
Una norma del lejano Oriente
Esta ‘regla’ la establecieron, años atrás, dos asociaciones: JEITA y CIPA. Ahora bien, ¿qué son estas organizaciones y por qué deciden algo tan importante como el nombre de la carpeta en la que se guardarán nuestras fotos? Son, respectivamente, la Asociación de Industrias Electrónicas y de Tecnologías de la Información de Japón y la Asociación de Productos para Cámaras e Imágenes, también del país nipón.
Ambas asociaciones están formadas por empresas como Nikon, Casio, Ricoh, Fujifilm, Canon, Olympus y un largo etcétera de lo que, en definitiva, son las principales compañías fabricantes de cámaras fotográficas del mundo.
Así que, en efecto, el nombre del directorio de marras, como casi todo lo que tiene que ver con la imagen digital, fue dictado por unos individuos del lejano Oriente. En concreto, se establece en la especificación CP-3461de JEITA, en la que se definen el formato y el sistema de los archivos para cámaras digitales y que fue aprobada de forma definitiva en el año 2003.
Si la primera vez que buscaste tus fotos en la tarjeta de memoria de una cámara digital tuviste que probar en varias carpetas distintas – porque, claro, leerse el manual de instrucciones habría sido demasiado esfuerzo – ya sabes a quién se lo tienes que agradecer. Nosotros seguimos pensando que ‘Fotos’ habría sido un nombre mucho más intuitivo, pero ya se sabe que donde hay patrón…

No hay comentarios: